Piscina en invierno: cómo cuidarla y protegerla hasta verano

Ahora sí que sí, la temporada de baño en la piscina al aire libre se ha acabado. El tiempo no acompaña y con el frío no dan ganas ni de mirar el agua de la piscina. Sin embargo, hay que cuidarla y protegerla para que se mantenga en buenas condiciones hasta el próximo verano. Te contamos cómo proteger y cuidar de tu piscina en invierno. 

Cómo preparar el invernaje de la piscina 

Realizar un buen mantenimiento de nuestra piscina en invierno nos permitirá ahorrar dinero, tiempo y trabajo cuando llegue de nuevo el verano y nos toque poner a punto la piscina. Con una serie de sencillas tareas a realizar durante todo el invierno, llamado invernaje, conseguiremos que, volver a ponerla en marcha cuando haga buen tiempo, sea mucho más sencillo, además de ayudar a que no se estropee. Así, se conoce como invernaje el proceso de mantenimiento de la piscina durante invierno, aplicando productos químicos al agua para mantener su buen estado y reducir costes y tiempo de puesta en marcha, así como no desperdiciar agua.

La primera duda que nos puede surgir, es si vaciar o no la piscina. Actualmente, la opción más recomendable es la de no vaciar la piscina cada año, ya que puede mantenerse aproximadamente durante 3 temporadas de baño. Además, vaciar la piscina puede ocasionar daños en la estructura y, si mantenemos el agua, ahorraremos litros de agua, dinero y ayudaremos a la conservación del medio ambiente. Sin embargo, aunque conservemos el agua durante todo el invierno, sí que se recomienda bajar su nivel hasta unos 5 cm aproximadamente por debajo del skimmer. 

Cómo mantener una piscina en invierno 

Mantener una piscina en invierno es relativamente sencillo y consiste en los siguientes pasos que explicamos a continuación: 

  • Limpiar las paredes y el fondo de la piscina
  • Lavar los filtros
  • Ajustar el pH
  • Verter el invernador 
  • Poner en marcha la bomba 

Para empezar con el proceso de mantenimiento de la piscina, lo primero que debemos hacer es limpiar tanto las paredes como el fondo de la piscina. A continuación, es importante revisar, enjuagar y limpiar los filtros de la piscina con productos específicos para ello. Seguidamente, debemos medir y comprobar el nivel de pH del agua y, si es necesario, ajustarlo para que esté en los valores correctos. Los valores correctos de pH para acondicionar la piscina para el invierno, reduciendo así la disposición de incrustaciones y el crecimiento de algas y bacterias, son entre 6,5 y 7,2.

A continuación, hay que verter el invernador, que es un producto que se utiliza para tratar el agua de la piscina durante el invierno para evitar los daños causados por la suciedad, algas o bacterias en la piscina. Este tratamiento con el invernador hay que realizarlo, según cada fabricante, entre dos y tres veces durante el otoño y el invierno. 

Además de todo lo mencionado, hay que tener en cuenta que, cada dos o tres semanas y durante tres o cuatro horas, hay que poner en marcha tanto la bomba como los filtros. Finalmente, también habrá que ir recogiendo de forma regular las hojas y posible suciedad que se vaya acumulando en la piscina. 

Sin embargo, esto último se puede evitar si se considera la opción de cubrir la piscina con cubierta. En el próximo blog os hablaremos de los beneficios que supone tapar la piscina. 

Échale un vistazo a los últimos posts de Europa Piscinas: 



Call Now Button
Abrir chat