6 consejos para proteger tu piscina del frio invernal

Cuando llega el invierno el frio y las bajas temperaturas se pueden deteriorar los distintos materiales que conforman nuestra piscina y el agua corre el riesgo de congelarse con los consiguientes riesgos que conlleva para el vaso y otros elementos de la piscina, como skimers, boquillas, tuberías,… debido al incremento de la presión.

Como la mayoría de usuarios de piscinas en la actualidad deciden mantener su piscina llena todo el año hay una serie de medidas que podemos adoptar para evitar que el agua se congele y esté en perfectas condiciones para la próxima temporada, preparando su piscina para el invierno.

Ver consejos para mantener tu piscina para el invierno

Evita que el agua de tu piscina se congele

En zonas frías o cuando hay temporales de nieve y frio hay que adoptar una serie de medidas adicionales para evitar los daños que una bajada brusca de temperaturas puede provocar en tu piscina por la congelación del agua.

Los efectos de una helada pueden ser muy perjudiciales para nuestra piscina, ya que el efecto dilatador del agua al cambiar de estado provoca que el hielo presione las paredes y los elementos empotrados como el revestimiento, las boquillas, los skimmers… generando grietas que pueden llegar a producir un daño irreparable en nuestra piscina.

Para evitar que el agua de la piscina podemos tomar una serie de medidas preventivas cuando vemos que las temperaturas se desploman o en caso de nevadas.

  • Tapar la piscina con una lona o cobertor no sólo la protege de las inclemencias del tiempo, sino ayuda a manterner el agua en mejores condiciones
  • Bajar el agua de la piscina por debajo de los skimmer y vaciar la tubería, para evitar que la presión del hielo pueda dañar tuberías o skimmer.
  • En piscinas de fibra, utilizar productos de protección específicos para ei invierno.
  • Vaciar la ducha de piscina y cubrirla con aislante o plástico de burbujas.
  • Si la piscina ya ha empezado a formar una capa de hielo no conectes la depuradora. No sufras por si el agua va a estropearse sin la depuradora, porque a estas tan bajas temperaturas los microorganismos son muy escasos.

Algunos trucos para evitar que tu piscina se congele

  • Mover y hacer recircular el agua de la piscina, evitará que se hiele. Programa la bomba para que se ponga en funcionamiento unos 10 minutos cada día en la horas en que se registran las temperaturas mínimas
  • Colocar varios bidones de agua medio llenos cada dos metros atados entre sí para que estén bien repartidos evitarán que
  • Colocar flotadores de hibernación o boyas en distintos puntos de la piscina pueden absorber el aumento de volumen del agua y minimizar la presión del agua congelada con respecto a las paredes de la piscina. Si los colocas en diagonal obtendrás una mayor eficiencia.

No vacíes la piscina en invierno

En todo caso, te recomendamos nunca dejar el vaso de la piscina vacío, ya que el diferencial térmico que sufre en el invierno la estructura es mucho mayor,haciendo que la estructura trabaje excesivamente y se pueden generar microfisuras y agrietamientos que comprometan la estanqueidad del vaso, además las cargas hidrostáticas elevadas que puedan generarse por el manto freático pueden generar problemas más graves e irreparables.

Como ver es importante, evitar que el agua de tu piscina se congele por los daños que puede ocasionar. Si vives en una zona con inviernos fríos adquirir una buena cubierta puede ser una inversión, no sólo te ayudará a mantener protegida la piscina del frio, sino que también mantendrá el agua en mejores condiciones para cuando llegue la época de baño.

También te puede interesar leer:

Cubiertas para piscinas: la tranquilidad que necesitas

Cómo cubrir una piscina y las ventajas de hacerlo en invierno



Call Now Button